martes, 30 de junio de 2015

"Ay, que privilegio aquella edad.
Que maravilla en el quehacer,
en la alegría, en el querer
como queríamos las cosas."

Manifiesto Opus II -Teresa Parodi


Perdón, mi escepticismo está en el aire.
¿Será que de verdad sabes
las cosas que hay que hacer
para mañana no sentir
que hemos perdido la manera?

Te miro sonreír, y sé que hoy estas mejor que ayer.
Pero, ¿de verdad sabes
que esta manera de vivir
tal vez te cueste la inocencia?

Que manera de vagar
es esta que mostras,
tan joven y tan libre de querer.

En ese hijo que tenes, como una rama nueva
tallada desde la más tonta rebelión,
se mece silenciosamente
alguna nueva forma de existir.


Yo la recuerdo, joven aún, ya vieja.
No era esta vieja fugaz y lenta,
que no me dice nada que sepa.
Está cansada y se refugia
en la penumbra de aquella queja
que se le escapa como una quena,
tan solitaria, tan desgraciada en la quebrada.

Tenía las manos hábiles para las flores.
Siempre crecían los camalotes
si los dejaba en agua y sol.
No era esta vieja, débil y triste
que no me dice lo que quisiera
saber que cuenta feliz de verse
en la distancia de los recuerdos.

Pobre mi abuela, se nos apaga
desde hace tanto que ya no importa.

A veces mira, en la distancia
del que no existe en nuestro tiempo,
y nadie sabe que es lo que observa.
Está tan vieja que no podemos
llegar a verla más que a lo lejos.

Se le ha perdido su compañero,
está más sola que un caracol.
Viaja despacio hacía la tumba
donde él duerme con su recuerdo.
Mi vieja abuela mira la tierra,
quizá no sabe porque suceden
esas gallinas que la molestan.


viernes, 26 de junio de 2015

No duerme en el colchón;
es gata austera.
No pisa la penumbra;
es gata sabia.
No dice lo que calla,
es gata cauta.
No gasta sus gañidos;
es gata seria.


"Para vivir hay que tener un gran amor, para vivir."

Para vivir un gran amor - Cacho Castaña

Nos odia. Nos lo dice
vulgar y emancipado de las formas
ladra frenético de ira balbuceada 
contra la reja obtusa que no deja 
morder a tanto objeto de esta furia.

Nos odia silencioso en la penumbra.
Desnudo y tendencioso es su silencio 
para decir que afuera son idiotas.
Tanto nos odia
que no puede vivir
si no vivimos.

Que rara persistencia, que terca soledad
que lo carcome.


sábado, 20 de junio de 2015

"Hemos decidido, 
por nuestra propia voluntad, 
combatir 
y no salvar la vida."

Constantino XI a Mehmed II. 
Caída de Constantinopla. 
Mayo de 1453.

Valiente capitán de la muralla,
el turco viene ya con su descarga.
No duran estos muros una noche,
afuera la canción está cantada.

Valiente emperador de las espadas,
todas las naves huyen al Poniente.
No dura vuestro imperio de esta noche.
Cantemos, que la gloria se carcome.

Escalan por el sur, vienen del este.
Arde la torre ya, ya se consume.
Solo tus manos pueden detenerlos.
Apenas ya eres rey, sin reino.

Vamos a la batalla, no te aterra 
su rugido bestial en la llanura.
Su Santidad que ruegue por nosotros,
por nuestro Dios que no tiene memoria.

A la divina sabiduría infinita levantamos
como estandarte de piedra preciosa
el arcón más grande de la tierra.
Decidle que abra su misericordia.

No huyan, no desplieguen la miseria.
Si arder es necesario ardamos.
Nunca mejor morir que en estas horas.

¡Vuelvan! ¡Necesito que sigan mi locura!
¡Me dieron su ciudad hace mil años!
¡Aún soy Constantino en la derrota!


El amor es una extraña coincidencia.
Estoy seguro  que es la forma natural de la quiniela.
Pero puede ser bello
y hasta honesto
cuando vas por la cale y se sonríen.
A veces me aburre su ciclo almibarado
y quiero que se odien,
porque son tan estúpidos
que no ven el camino.
Pero otras me agradan si de la mano van
hacia donde no llegan todavía
y entonces es de noche pero no demasiado.
Queda tiempo aún a la ternura.


El gusano es metáfora cuando es promesa
de ser crisálida durmiente,
así como el gorrión es primavera urgente
Se entiende a la tortuga en la paciencia
y en ser escudo despegado de la tierra.
La única virtud de la ballena es el océano
y el gato ha sido hecho de negrura y misterio.
Nadie le encuentra al toro más que el enojo.
Nadie ha visto mas que lealtad al perro.

Son símbolos, tan nuestros que nadie les pregunta
si sirven para algo cuando nadie los mira.

Si la ballena salta remeda bailarinas,
si el cangrejo camina solo es terco y esquivo.

Son nuestras definiciones, precisos, no responden
más que a nuestras palabras y nuestras voces.
Después de todo, nadie ha visto el mundo cuando estamos dormidos.


martes, 16 de junio de 2015

Yo tengo cuatro hermanos
a los que a veces miro
como si no supiera de donde vienen
y que razones tienen para decirme.

Existen desde antes que yo fuera
y alguno no sera cuando aún sea.
Pero en estos días conformamos
la vasta telaraña de la madre
que sobre América extendió sus hilos.

Morenos como un indio que ya se difumina,
igual de imprecisos se me hacen
cundo miro la tierra en que crecimos.

Que estirpe de horas lentas,
somos como lagunas campesinas
que crecen solo en tiempo de tormenta
y solas se evaporan desde lejos.

No es malo esta distancia de sabernos.
Quizá no fuimos hechos para vernos.
Somos indianos, estamos destinados
al viento derramado en la llanura.


En febrero de 2015, el así llamado Estado Islámico atacó el Museo de Mosul en Irak, 
destruyendo milenios de memoria para "evitar la idolatría." 
Según afirmaron voceros de la organización, se trataba de destruir los objetos que "vayan contra el Islam."


Cuando tallaron el rostro de la Luna
hombres extraños de cabellos vastos
en una antigüedad que no alcanzamos
hubo quien miró los ojos de los dioses 
y dijo "durararán solo estas vidas."

Pero hace cinco mil años que miraban 
la arena inconmensurable de los días
con la misma ausencia de locura
que solo el rostro en piedra evita.

¿Que clase de dios adoran, estúpidos?
La piedra no responde las plegarias,
existe solamente por ser vieja
y todo lo demás es vana especie
que se repite a costa de ser falsa.

Esa divinidad de la venganza
rasga la envidia de su locura infame
con una destrucción que pesara en los ojos
de los que vean historias agrietadas.

¿Cuanta arenisca se vuelve necesaria
para tapar a salvo la belleza
sin que sus manos ávidas y necias
puedan rozar la piel de mariposa?

Su dios de la locura y la inpresencia 
no tiene derroteros que se inventa 
una huella rota y malherida 
por donde discurrir mientras se pueda.
Miren las ambiciones de estos hombres.
Tallaron antiquísimas maneras y nada hoy los recuerda,
porque de eternidades solo hay piedra
y todo lo demás se desvanece.
Un día hasta la sangre se detiene.

Solo la piedra escribe nuestra historia.
Si le rompen la cara, dirá que eramos torpes.

No escuchan. Es seguro que ya ignoran
el hálito de niebla que despiden las tallas.
Es seguro que ya no cura nada esta locura.
Tendremos que mirar como se mueren 
mientras no saben que ellos mismos se liquidan.


lunes, 15 de junio de 2015

Existen personas que rescatan osos
de jaulas y de arneses
para encerrarlos donde el mundo no pueda atacarlos.

Porque el oso tiene destino de cuento,
de rey, de verano, de pieles,
pero nunca tiene destino de oso.


Un gato en la calle,
que bello detalle.
Miren como corre, se le bambolea
en el talle la antigua premura
del bicho que busca pero aún no llega.

Un gato en la calle, cruzando portales.
Llévame contigo, hacia alguna parte.
Existen misterios aún no develados
que buscas tu solo, héroe y egoísta
en tanta belleza nocturna y pereza
del aire mojado esta noche fresca.

Un gato en la calle. Cuanta algarabía
se mezcla en tu tonto bigote de viaje.
¿A donde no llegas?
¿En donde concluye tu búsqueda anónima?


martes, 2 de junio de 2015

¿A donde quedan registrados los ruidos
que nadie escucha o que nadie comprende?
¿Existe una severa vigilancia
que lo registre todo y que no olvide nada
para que los ruidos diminutos sean escuchados?

Sería una penuria inconmensurable que el olvido consuma
la vanguardia conceptual de los grillos,
el rasguido azul de los papeles quemados,
el amenazante crepitar de la madera.

¿Que dios resguarda los murmullos del mundo?
¿Cual partitura escribe palabras primigenias?


lunes, 1 de junio de 2015

"Si es tan humilde y tan sencillo en sus compases,
porque anotarle un mal ejemplo en cada frase."

Una emoción -Raúl Kaplún

Que esta noche la ternura
nos invada cada tanto la cordura.
No estamos ya dispuestos al disgusto,
caminemos por la calle en la penumbra.
No existe un mejor remedio a la amargura
de estar amando y no tener alcance.

¿De que manera descubrimos nuestros rostros?,
¿en que hora nos cruzamos los caminos?
Esta manera absurda de querer
es incompleta incluso en las canciones.

Podríamos volver a la ignorancia
y caminar descalzos sin motivos.
Estar ajenos y despacio volver a la distancia,
como una vaga ilusión de la tranquilidad.