sábado, 28 de septiembre de 2013

Nunca entendí muy bien
por que siempre se afirma,
del mar, esa tristeza.

Los mas vanos poetas describen mares grises,
afirman que la bruma los encubre.
Que hasta lloran los dioses
y callan las sirenas.
El mar, ese gigante,
engulle los misterios,
se alimenta de miedos,
arruina los amores.
El mar no tiene alma,
esconde los delfines,
apaga el sol a diario,
es como un gran naufragio.
El mar solo parece que pueda concebirse
como un gigante triste...

El mar,
no es que esté triste..
El mar,
está dormido..

martes, 24 de septiembre de 2013

Los muertos, esos también, escuchan.
Desde su oscura muerte,
desde la luz de luna o desde la penumbra
escuchan que tosemos.
Nos esperan.

Los muertos nos reclaman.
Los indios, los mal muertos,
todos los asesinados.

No tenemos vergüenza,
ni alcanza la poca que encontramos.
Los muertos nos reclaman lo que ya no podemos.
Esperan que digamos: "Lo lamento"
y no sirve de nada.

Los muertos están muertos,
y muchos eran inocentes.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Son hermosas, verdad?
Las estrellas..
Pero cada ves la vemos menos.

Nos alejamos demasiado rápido. 
Y nos olvidamos de las cosas simples.
Nos sentamos en sitiales de piedra 
para dictar desde allí las reglas del Todo, 
olvidando que somos parte del Todo.
Escribimos el mundo en papelitos lanzados al espacio,
 lo filmamos, grabamos, registramos, medimos, construimos. 
Y de a poco olvidamos que el mundo no nos pertenecía.
Terminamos creyendo que la creación era nuestra obra 
y no nuestra deuda.

¿Volveremos atrás alguna ves?
A veces, 
cuando nuestras luces fallan,
 el cielo vuelve a resplandecer.
Y entonces, libres de la ceguera de nuestros focos, 
volvemos a mirar el cielo con los ojos de Lucy.
O redescubrimos el viento, los grillos, el salvaje..
Nos asombra, nos maravilla, nos atemoriza..

No. No volveremos atrás.
Amamos demasiado el cemento, 
el papel, el azúcar, el vidrio, las pastillas, los ascensores, 
incluso las armas..
"Somos débiles. En la naturaleza, por la naturaleza somos débiles. Aquí sobrevivimos."
Y prendemos focos, 
espantamos al grillo, 
cerramos puertas, 
encerramos al toro..

El bosque, mientras tanto, seguirá bien en los cuentos. 
Estaremos a salvo..

jueves, 19 de septiembre de 2013

Explicación inconclusa de mi

Imagina que soy, ¿cómo decirlo?,
medio payaso.
A veces río fuerte y me mira la gente
y a veces hago muecas desde la penumbra.
Perdónenme, ya se que soy confuso.
Como un nudo tirado al borde del camino.

A veces soy un pacifista, atento,
hasta agradable.
Y otras veces me enveneno y arrojo maldades a los perros.
A veces soy tan tétrico
y otras veces solo sonrío y me despeina el viento.
Espera, no es verdad, hoy hace frío
y amenaza llover y ya se fue.
¿Cómo es entonces que sucede?
¿Qué misterio es este que me abraza?

Tengo las manos frías y están tristes las hojas.
Anochece.
¿Cómo es que soy feliz con tanto en contra?

Ah.. Si..
Hoy ha venido..
                                       A veces quiero preguntarte cosas
                                       y me intimidas tu con la mirada (...)

                                                                Gloria Fuertes

A veces quiero investigar tus ojos
o tomarte las manos
o besarte los labios
o pronunciar tu nombre
y mirarte tanto como quisiera.

A veces me sueño dormido sobre tu cuerpo
y sonrío despierto.
A veces soy un niño que espera te regales
y otras apenas espero verte para poder vivir.
A veces preguntas de que me río
y me asusto y no digo
que es feliz mi corazón cuando te miro.
Perdoname, yo se..
Yo no te sirvo.. Es triste..
Es cierto..

Imagina que bueno que sería,
despertar primavera en pleno invierno.

                                 A Claudio, 
                dos mil años después...

Estarás todavía, en algún recodo absurdo,
escondido y leyendo tus etruscos,
tus dioses primigenios, tus desgracias.

Como el hombre que mira desde la altura augusta
de la sabia paciencia
del estoico
desde la penumbra
desde las cortinas.

Como quien mira lejos, después de las locuras,
por encima de ellas,
hacia tiempos de lejos.

Entra al templo cojeando el dios
y resuenan carcajadas desde las columnas.
Júpiter ríe, Hefestos tambalea.
Crujen hasta las palabras.
Los hombres se perpetúan en sus dioses.

No importa la desgracia, tartamudo..
No importa la locura. No encontramos remedio todavía.
Escribe, tartamudo,
para que no se olvide..
Camina, cojo y chueco, hacia la eternidad.

Transforma, calabaza, la voz en aventura.
Escribe, que se termina el tiempo.
Ya vienen, con la sombra, los hongos de la muerte.
Escribe más rápido,
nos rasguña el olvido...

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Perdoname, dios. Yo soy,
¿como decirlo?..
El más traidor de todos..

Te niego cada tarde, bajo el Sol.
Te niego cada noche, aún sin Luna.

Yo tengo esa ambición de Judas,
tan poco original, tan retorcida.

No es por maldad, lo sabes.
Es por constancia.
Apenas por pelear y no olvidarte..

Perdóname si digo que me gustas,
pero me gustas mucho más de lo que puedo.

Y a veces, solo a veces, por si acaso,
uno se anima a ser desvergonzado.
¿Quién vendrá a recogernos,
cuando nos agotemos de esta vida?
Ha muerto la Señora, la temida,
la maldecida peregrina de los restos.
Cumplió contra si misma la tarea.

Yace bajo un cedro otoñecido,
sombría y augusta, como la penumbra.
Ajena ya a todas las lloviznas.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Me corresponde a mí decir "lo siento".
Encubrir la vergüenza, hacer mea culpa.

No eramos así cuando empezamos.
Entonces eran nuevos los días
y brillábamos.
Los dioses eran nuevos todavía,
las cargas, estas culpas, no existían.

Hubo días de veranos fugaces,
no este otoño tardío.
Que tristeza.
Apresúrate, padre, a perdonarnos
porque la eternidad se nos acaba.

Disculpa la sangre que nos cubre,
ahuyenta el dolor que nos persigue.

Apresúrate, padre, a perdonarnos
porque la humanidad se nos acaba.

lunes, 9 de septiembre de 2013

He visto amanecer arboles,
pandillas de gorriones,
caracoles envueltos en corazas de sueño.

Ha amanecido ya sobre los ríos,
sangre que aguardaba ha despertado.

Amanece sobre antiguas ciudades desgastadas,
sobre tierras ignotas y salvadas.

Amanece mas allá de los puentes,
sobre la bahía azul, desamparada.

Quien apague las luces, ha rezado.
Quien enciende las luces, blasfemado.
No se puede ignorar impunemente
a tanto amanecer desencadenado.
El ojo de la reina que, borrado,
nos mira desde la orilla eterna.
La reina que moría en habitaciones de arena,
la reina que fue diosa de gentes
y de dioses de desiertos.
¿Quien esculpió su nombre entre las piedras
y grabó su faz en una roca?
¿Quien ha mirado el ojo de la reina?

¿Donde esta el bienaventurado?,
El que pudo mirar desde la arena
la catedral de piedra y desventura
donde moraban la reina y la hermosura.

¿Como fue que paso lo que ha pasado?
Como fue que la luna se detuvo,
que el sol detuvo su peregrinaje.
¿Como se fue la bella?
Donde estuvo su corazón ardido,
esperando la noche en el desierto.

¿Quien fue el ladrón que robo su belleza?
¿Quien grabo su retrato?
Donde esta el escultor, el vano
que dio rostro a la eternidad.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Languidecen las rosas en la mesa.
Tienen las hojas delicadas y bellas,
y cortados los tallos y tristes los capullos.

Corta rosas mi madre,
para que adornen las habitaciones
cuando vuelvan los hijos.

Se ha olvidado ella
que no esta bien cortar lo que florece.
El tiempo, ese tirano, nos carcome.
Es como un laberinto sin esquinas.
Rebota cada paso en el silencio.
Se esconde el sol y somos tristes.
Tan infinitamente solitarios.
Tan desgraciadamente separados.

domingo, 1 de septiembre de 2013

De que sirve fingir que esto es posible.
Era un fracaso ya cuando empezaba.
Y se extendió en errores más que aciertos.
Dormir y soñar.
Que dormir y soñar
es todo lo que hacen
cuando nada les queda.
No se puede bailar,
ni cantar ni gritar.
Solo hundirse en la espuma
de espectrales deseos.
Es dormir la manera
que encontraron los hombres
para tocar estrellas.
Es soñar el remedio,
la tortura, el misterio,
es el modo de encuentro
de los sueños que sueño.
Dios no me ha dado oro,
ni aventuras,
ni tus ojos castaños.
Solo me ha dado sueños.